Blog: Moralidad de cintura para arriba

Tu no tienes la culpa de tener ansiedad, estar depresivo o tener obsesiones…

La salud mental es como el resto de la salud, algo que «te toca» con mayor o menor suerte.

Todos elogiamos a aquellos que tiene una estupenda salud mental, son fuertes, eso que ahora llamamos resilientes, y afrontan la adversidad con entereza.

Podemos justificar a los que pasan por una mal momento -muerte, pérdida de trabajo, separación, enfermedad, etc.- y su salud mental se resiente.

Pero ¡ay! de aquellos que sin ninguna justificación aparente están angustiados, ansiosos, tienen obsesiones o se deprimen. Los consideramos débiles, inútiles, cobardes, y, sobre todo, culpables de lo que les pasa.

La salud mental de una persona tiene que ver con múltiples factores (entre otros):

  • Su herencia genética.
  • Su aprendizaje. Que tiene lugar fundamentalmente en la infancia.
  • Su entorno. Familia, amigos, barrio, cultura a la que pertenece.
  • Sus hormonas. Y otros factores que tienen que ver con su cuerpo.
  • Sus circunstancias -laborales, económicas, afectivas.
  • Su inteligencia.

¿Y qué depende de nosotros?

  • Tratar de cambiar las ideas que nos hacen daño.
  • Enfrentarnos a miedos que nos limitan.
  • Aprender a parar las obsesiones.
  • Tratar de aprender a relajarnos.
  • Buscar alicientes en la vida.
  • Medicarnos si es preciso.
  • Buscar ayuda.
  • Contarlo y no avergonzarnos.

Tu no tienes la culpa de tener ansiedad, estar depresivo o tener obsesiones…

La salud mental es como el resto de la salud, algo que «te toca» con mayor o menor suerte. Todos elogiamos a aquellos que …

¿Nos estamos volviendo una sociedad con déficit de atención, vamos hacia el TDAH global?

El déficit de atención, que tanto se diagnostica en niños, suele ir unido a la hiperactividad. El mecanismo es el siguiente: …

TOC de amores

Le llamamos TOC de amores. Es un TOC mental. Se da con mucha frecuencia y crea mucha confusión en la persona que lo sufre. …